El pánico de estar cerca del umbral de éxito dispara el sistema conservador – defensivo.